¿Qué es una adicción?

Se conoce como adicción a la necesidad de recompensas o alivios por el consumo de determinadas sustancias u obtención de determinados comportamientos. Las adicciones son consideradas como una enfermedad del cerebro crónica y que se repite en el tiempo. Afectan al cerebro porque causan cambios en su estructura y funcionamiento.

Las personas que son adictas a algo se caracterizan por la falta de control a la hora de evitar determinadas conductas, necesidad de consumir y dificultad en la abstinencia del factor que provoca la adicción. También suelen desarrollar tolerancia al factor que origina la adicción, lo que agrava el problema al necesitar más para satisfacerse.

La necesidad continuada de consumir determinadas sustancias o realizar determinados comportamientos conlleva a aislarse del resto del mundo, provocando problemas en el trabajo, amigos, familiares, parejas…e incluso consigo mismo. Una persona adicta a algo no suele reconocer su problema y tiende a restarle importancia a los problemas que la adicción le pueda estar causando, así como el aislamiento emocional con las personas que le rodean. En definitiva, se produce una pérdida en la calidad de vida de las personas con una adicción.

Principales adicciones

Aunque son muchos los factores que pueden causar una adicción, entre las principales adicciones encontramos:

La adicción a las Redes Sociales

adiccion a las redes sociales

La adicción a las drogas

adiccion a las drogas

La adicción al juego

adiccion_al_juego

La adicción al celular

adiccion_al_movil

La adicción al alcohol

adiccion_al_alcohol

La adicción al trabajo

adiccion_al_trabajo

La adicción a los videojuegos

adiccion_a_los_videojuegos

La adicción al tabaco

adiccion_al_tabaco

La adicción al sexo

adiccion al sexo

¿Por qué la adicción debe tratarse?

Como hemos hablado antes, la adicción a sustancias o comportamientos conlleva a numerosos problemas. Normalmente la decisión de tomar una sustancia adictiva es un acto voluntario, pero con el tiempo la capacidad de tener el control se escapa. Esto se debe a que el cerebro sufre cambios físicos que inciden sobre nuestra capacidad de decisión, memoria y autocontrol de los comportamientos. Para un adicto, la capacidad de ver la realidad de este hecho es difícil y tiende a relativizar los problemas que derivan de su adicción.

Dependiendo de la causa de la adicción, los problemas varían desde el plano físico hasta el psicológico. Los signos más evidentes en el aspecto psíquico son el aislamiento social, la dificultad de tener autocontrol, comportamientos agresivos e incluso trastornos mentales en los casos más graves. En el plano físico, el consumo de drogas puede ocasionar serios problemas en el organismo, como podría ser el cáncer de pulmón en el caso del tabaco o el fallo hepático en el del tabaco. Cualquier órgano puede verse afectado por el consumo de drogas.

Otro problema es que la adicción NO es únicamente un problema personal, sino que afecta a quienes rodean al adicto. La dificultad de autocontrol lleva al adicto a realizar comportamientos que pueden comprometer personal y económicamente a terceros. Un ejemplo puede ser el robo de dinero a familiares en caso de un adicto al juego, el humo de segunda mano de un fumador o la propagación de enfermedades infecciosas, siendo el SIDA uno de los casos más represenativos. Las personas más cercanas juegan un papel fundamental en el tratamiento porque son quienes mejor pueden dar su apoyo durante la recuperación.

La adicción se puede curar con éxito

La adicción, como enfermedad crónica, no siempre puede ser curada, pero puede ser tratada con éxito de modo que se eliminen los peores efectos que tienen sobre el cerebro y el autocontrol, de modo que pueden recuperar el control de sus vidas.

Las investigaciones científicas han permitido desarrollar tratamientos que permiten a las personas a dejar de consumir drogas y poder hacer una vida normal. Estos tratamientos pueden ser desde el uso de medicamentos indicados por un médico o terapias. Cualquier tratamiento contra las adicciones se sustenta en tres principios:

  1. Tratar la abstinencia: Cuando una persona empieza a superar una adicción, suele padecer el síndrome de abstinencia, que consiste en cierto síntomas físicos y psicológicos (malestar, dolores, ansiedad, insomnio…) que deben ser tratados.
  2. Adaptar al cerebro: El cerebro debe adaptarse gradualmente a la ausencia de la droga adictiva.
  3. Evitar las recaídas: Las recaídas no significan que el tratamiento no haya funcionado porque la tasa de volver a consumir es significativa. Las recaídas son un punto de inflexión para ver qué ha fallado para corregirse o si se debe cambiar de tratamiento. Ciertas personas, lugares, estados de ánimo o cercanía a la propia droga facilitan la recaída.