El éxtasis, nombre común para el MDMA, es una droga de diseño de la clase de las anfetaminas con efectos estimulantes sobre nuestro sistema nervioso central, lo que provoca una sensación de euforia y energías que se combinan con un aumento en la sociabilidad y alegría. Es una droga muy utilizada por los jóvenes en fiestas nocturnas y con mayor tasa de consumo en EEUU, Australia y en Europa. Naciones Unidas estimó en el último año que 18 millones de personas en todo el mundo consumieron al menos una vez esta sustancia. El éxtasis está ligado a la cultura rave, donde el tipo de música y la iluminación permiten estimular los efectos de la sustancia, además de utilizarla para dejar atrás la timidez o aguantar despiertos toda la noche. Suele consumirse en forma de pastillas, en polvo o en forma cristalina, lo que lo hace una droga ideal para un público joven.

Aunque está permitido el uso de MDMA para investigaciones médicas en algunas naciones, al igual que en la mayoría de drogas, el grueso de su consumo está ligado al ocio, por lo que está ilegalizada en la mayoría de países. Al ser un derivado de las anfetaminas, pueden causar una adicción que si no se trata puede tener consecuencias fatales.

Efectos del éxtasis

El éxtasis o MDMA actúa como un estimulante en nuestro organismo, donde los efectos más destacados son:

  1. Aumento de la energía o eliminación del cansancio
  2. Aumento de la sociabilidad y empatía con los demás
  3. Sensación de alegría, de que todos los problemas se escapan
  4. Alucinaciones, aunque muy leves, distorsiones de colores, sonidos
  5. Bruxismo (tensión mandibular contra los dientes)
  6. Pupilas dilatadas
  7. Aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria
  8. Aumento de la temperatura corporal
  9. Pérdida del apetito y deshidratación
  10. Aumento de la sudoración
  11. Irritabilidad, agresividad, paranoia

El uso prolongado de esta droga tiene serias consecuencias sobre el cerebro, al ser un agente neurotóxico que puede mermar la capacidad cognitiva, la memoria, alteraciones del sueño, pérdida visual, la coordinación corporal y dañar seriamente el sistema nervioso central.  Las depresiones en consumidores habituales es muy frecuente, así como enfermedades cardíacas porque fuerza al corazón a trabajar a un mayor ritmo. Los casos de depresión y ansiedad se multiplican en consumidores de este tipo de sustancias. En los peores casos puede ocurrir la muerte, tanto por sobredosis como por enfermedades directamente relacionadas con su consumo. Para mayor información sobre este apartado puede consultar la información sobre las anfetaminas en nuestra sección de drogas.

La siguiente tabla, procedente de Wikipedia, recoge de forma precisa y objetiva los síntomas médicos más comunes ante un caso de sobredosis por MDMA:

tabla efectos sobredosis al speed mdma extasis adiccion a

La adicción al éxtasis

Aunque el MDMA presenta unos efectos y consecuencias menos potentes que otras drogas estimulantes como la cocaína o sus primas las anfetaminas, el éxtasis puede causar una adicción.

Como con otras drogas, el consumo continuado de éxtasis provoca tolerancia, lo que implica tener que consumir mayor cantidad para sentir los mismos efectos. Los tiempos entre consumición y consumición disminuyen también, agravando el problema.

Se dice que aproximadamente el 60% de los consumidores de MDMA padecen síntomas ligados al síndrome de abstinencia, como puede ser la depresión, insomnio, falta de apetito, cansancio, fiebre y deseos incontrolables de consumir dicha droga. Aunque la adicción al éxtasis no causa una dependencia física, sí crea una dependencia psicológica, por lo que llega a controlar la vida del sujeto, cuyos comportamientos quedan influenciados por la necesidad de seguir consumiento.

Esta adicción no solo crea graves problemas de salud al paciente (tal y como hemos destacado anteriormente), sino que también se ve afectada su situación laboral y sus relaciones sociales con familiares, amigos y parejas, por lo que el aislamiento social puede empeorar la situación.

Los problemas económicos suelen ser habituales en los adictos a las drogas. Al requerir recurrentemente consumir estas sustancias, habitualmente ilegales y de alto precio, llegan a comprometer su situación económica, incluyendo la de sus personas más cercanas.

Por todo esto, la adicción es un problema que requiere tratamiento cuanto antes para evitar agravar los problemas derivados del consumo y para que la afectividad del mismo sea mayor.

Tratamiento

Hemos dejado claro que la adicción es un problema, tanto de salud como social como económico para quienes no pueden tomar la decisión voluntaria y definitiva de dejar de consumir una determinada droga.

En muchas ocasiones el adicto es incapaz de ver el problema, lo que dificulta establecer cualquier vía para su recuperación. El primer paso es que el adicto debe reconocer que tiene un problema. En este primer paso, los familiares y amigos pueden jugar un papel crucial, ya que son ellos quienes mejor pueden abordar este tema en momentos donde el adicto no esté a la defensiva e incluso esté más dispuesto a aceptar ayuda de terceros. Ningún tratamiento puede funcionar si el adicto no reconoce su problema y además expresa un deseo voluntario y real de dejar de consumir esta sustancia.

Lo segundo, es ponerse en manos de profesionales. Ellos son los únicos que van a saber tratar un caso de forma personalizada, en función de lo avanzada que esté la adicción y de las necesidades personales del paciente. Actualmente no existe ningún tratamiento farmacológico que permita tratar la adicción al éxtasis, pero la terapia cognitivo conductual realizada por psicólogos especializados tiene un alto porcentaje de éxito, permitiendo una recuperación total. En estos momentos la ayuda de amigos y familiares sigue siendo vital.

El tratamiento permite que el adicto tome control sobre su vida y encuentre nuevas actividades que le permitan no depender del consumo de drogas para ser feliz.