La adicción al tabaco, también denominado tabaquismo, consiste en la necesidad o impulso sin control de consumir el principal componente activo del tabaco: la nicotina. Es la causa directa de miles de muertes en todo el mundo, superando a las cifras de accidentes de tráfico o las muertes relacionadas con el resto de drogas juntas.

La nicotina es una de las sustancias más adictivas que el ser humano puede consumir. Al tratarse de una droga legal, el problema está generalizado porque socialmente estamos acostumbrados a convivir con dicho consumo, estando al alcance de forma sencilla.

adiccion_al_tabaco_fumar_mata
Informes de la Organización Mundial de la Salud, existen en el mundo 1.250 millones de fumadores, de los cuales un 30% consume hasta 14 cigarros de media al día. Aunque la tendencia es que el consumo de tabaco está disminuyendo, la proporción de fumadores varía entre el 22% y el 76% de la población, dependiendo del país.

¿Por qué es peligroso fumar?

En primer lugar, como ya hemos mencionado la adicción al tabaco crea la necesidad imperiosa de consumir de forma regular la nicotina que contiene. Esta dependencia se debe al síndrome de abstinencia, que son un conjunto de reacciones físicas y psicológicas que crean malestar, obligando al fumador a fumar para aliviar estos síntomas. Entre los síntomas encontramos estrés, tensión, dolor de cabeza, necesidad psicológica de fumar, dolor de cabeza, aumento del apetito, dificultad en la concentración e insomnio. Esto crea una pérdida del control, ya que la persona adicta es incapaz de manejar la situación.

Otro aspecto muy importante son sus consecuencias a largo plazo. La adicción al tabaco es la causa del 90% de los casos de cáncer de pulmón y del 85% de obstrucciones del pulmón y enfisemas. La explicación se debe a la cantidad de sustancias nocivas que contiene el humo que se inhala, destacando el cianuro, el alquitrán o monóxido de carbono (entre las más de 5.000 sustancias que contiene). Existe relación directa entre el consumo de tabaco y enfermedades respiratorias y cardiovasculares, no sin mencionar en los serios daños que puede causar en el feto durante el embarazo. El tabaquismo es la primera causa de muerte en los países desarrollados.

Debemos hacer incapié en el mito de que el tabaco de liar es menos peligroso, una creencia extendida sobre todo en los fumadores más jovenes. El tabaco de liar tiene mayor incidencia en cánceres de boca, faringe y laringe.

Adicionalmente, debemos hablar de los fumadores pasivos. La adicción al tabaco no solo afecta al consumidor, sino a todas las personas que les rodea e inhalan los humos que emite, siendo tan peligrosos para ellos como si fumaran de forma activa. No existe una seguridad total en este aspecto.

Quiero dejar de fumar. ¿Por dónde empiezo?

Haga un plan

Debe planificarse una fecha para dejar de fumar. Hasta que llegue la fecha, se debe ir reduciendo el consumo de forma gradual y acorde a la cantidad que fumes cada día.

Haga una lista de las razones para dejar de fumar y téngalo consciente en todo momento. Identifique qué momentos son en los que eres más propenso a fumar e intente evitarlos. Comunica a las personas de tu entorno de la situación para evitar malentendidos con los cambios de humor que podría experimentar durante el proceso.

Cambia tu estilo de vida

Abandonar la adicción al tabaco debe ser un punto donde puedes plantearte nuevas aficiones que sustituyan las necesidades de fumar. El ejercicio y comer alimentos bajos en calorías da muy buenos resultados. Busca aficiones que te mantengan distraido y eviten las situaciones donde tienes más ganas de fumar.

Proponte objetivos

Lo mejor es plantearse metas con recompensas en caso de cumplirse. El mejor ejemplo es poner en un bote el dinero que se suele gastar en tabaco cada día o semana y cuando lleves un tiempo sin fumar, gastarlo en algun capricho, viaje…algo que te llene y te incentive a seguir mejorando.

Una vez que hayas dejado de fumar por completo, no puedes saltarte un día fumando un cigarro aislado, porque todo el esfuerzo no habrá servido.

Si estás pensando seriamente en dejar de fumar, creemos que esta guía de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) donde se planifican las semanas para dejarlo puede ser tu mejor oportunidad. Descarga la guía aquí de forma gratuita.